domingo, 10 de diciembre de 2017

Vidita, vidita mía!


Qué quieres, vida, de mí? Te siento burlona ante cada situación que pones frente a mí... casi puedo escuchar tus risas ante la cara que pongo cuando grito al cielo Por qué a mí??? Eres sádica, malévola, tienes tus planes maquiavélicos bien compuestos, buscas que reaccione en contra de mi naturaleza, tientas a mi suerte, me desbaratas maldita!

Me tienes saliendo de una y entrando a otra... dime, qué te he hecho? las veces que dije que no te quería sólo bromeaba, por eso te burlas hoy de mí? perdóname si? hagamos las paces y arréglame los escalones para poder subir al siguiente paso de buena forma, sabes que me lo merezco, sabes que lo he estado haciendo mejor que antes, valora mi esfuerzo, vida!

Tantas maldiciones tengo encima? Quizás he insultado a alguna bruja colega, quizás he lastimado a un ángel, quizás he pedido más de lo que me podían dar, y me he exigido a dar más de lo que se merecen, faltándome a mi amor propio... es todo eso, querida vida? Haz desatado al kraken kármico en mi contra?

Qué debo hacer para que me quieras, vida mía? para que me muestres un poco de luz, y veas que merezco cosas buenas, que el viento sople a mi favor, que mis deseos buenos se cumplan, que dejes de ser una pe... oh perdón, no quise decir eso...

Muéstrame que estás de mi lado, necesito una palmadita tuya en la espalda, que te sientas orgullosa de mí, prometo no volver a sentir ganas de quitarte del medio, te valoro más que nunca, y con los años con más razón!


Mucho sufrimiento ya, una que me salga bien, no? 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Solo puedo escribir...

Indago en los rincones de mi desdicha para ver si encuentro con qué adornar este vacío y hacerlo bello, sacarle lustre, ponerle flores y un cartel de "Se alquila"... Miro en cada gota que de mis ojos se escapan en esta noche, a ver si veo el reflejo de esa sonrisa que se escabulló, traviesa e intranquila, y se resiste a dejarse encontrar...

Lucho contra este hastío y cada día me rindo, me caigo, y me vuelvo a levantar, porque eso hacen las guerreras... dicen...  aunque esta lucha no tiene bandera ni capitán... Por momentos, nada tiene un real sentido, solo sigo, para adelante, porque dicen que debo hacerlo, porque parar nunca es bueno, porque yo soy de las que puedo, y por eso tengo que seguir...

Las ganas de un viaje al pasado me invaden, mi mente me dice que no hay nada ahí, que todo está adelante, pero qué porfiado el corazón que insiste en arrastrar los pies para no continuar caminando... Una maraña se forma en mis sentimientos, aunque ya no los recuerdo, será que siguen ahí? mejor no toco esa caja de Pandora, que siga cerrada, que no salgan...

Y de repente lo veo pasar ante mis ojos, sonriendo como si nunca hubiera hecho daño, ignorante de lo que causó, de lo que sigue causando, de haber hecho explotar mis ilusiones por dentro, cual dulce venganza, con despiadada indiferencia... Y ese dolor se mezcla con la ausencia de mi ángel, que me dejó hace poco, que hoy es polvo de estrellas, que ya no me hace sentir su voz, su risa, oh vida! por qué me la quitaste? Dicen que ahora me cuida, pero esos son cuentos de niños...

A veces siento que sólo soy un espectro vagando sin rumbo, intentando hacer poesía de mis apegos... estoy paralizada, miles de "debes hacer" en mi cabeza, y no puedo, juro que no puedo, me siento arrastrada, cansada, vacía... necesito cerrar los ojos e ir a los rincones de mi alma a buscar valentía...

Hoy siento que no puedo, tal vez mañana sí y todo esto sea una pesadilla que olvidar, quizás solo me llena la desesperación de no poder mirar tan adelante, de estar aún con un pie en el pasado, del miedo que me dejaron instalado y olvidaron entregarme la contraseña para desbloquearlo...

Y esta estúpida mala costumbre de buscar mi valor en otro, cuando nadie sabe de mí mejor que yo misma... y de conformarse con migajas cuando sé que me merezco el pan entero, del mejor que haya...  


Me he acostumbrado a la soledad, pero ella igual es incómoda, se adueña de la cama, me destapa y me da frío, se come mi comida y soy yo la que engordo, me juega sucio la desgraciada, me desordena la casa, la vida, los sentimientos, y me deja llorando en un rincón del sofá cuando se pone engreída y demandante, porque disfruta hablarme de lo que me duele, de lo que sabe que no ha sanado. La soledad es una perra...

viernes, 25 de agosto de 2017

Nos seguiremos buscando...


No somos perfectos, ni cerca de serlo...

Somos un par de humanos buscando la felicidad que nos pintaron desde pequeños, vagando entre sueños y nostalgias, atrapados por recuerdos y dolores, ilusionados con futuros imperfectos, acosados por realidades forzadas, que nos hacen lastimarnos muchas veces a nosotros mismos...

Pero más allá de toda imperfección, está ese magnetismo tan fuerte que nos atrae mutuamente, dos almas incompletas buscándose continuamente, a pesar de todo, buscando encajar en el alma del otro, y poder caminar mirando juntos un mismo horizonte...


miércoles, 9 de agosto de 2017

Vete, pero no...


Quisiera guardarte entre los pliegues de mi piel para que no te alejes nuevamente de aquí, guardarte en una cajita de diamante y perder la llave en el fondo del mar... Encerrarte en este corazón en el que ya habitas, absorberte y contenerte para siempre, de manera que nunca más te pierdas de mi vista... Respirarte y retenerte en mis pulmones, para que me des vida eternamente...

Pero es muy egoísta de mi parte, lo sé, debo admitirlo. Tu libertad es lo que me anima a seguirte con la mirada, a mantener el paso tras los tuyos, a ver como conquistas tierras inexploradas y sometes el éxito a tu antojo. Tus intrépidas ansias de salir volando hacia tus sueños, impulsan los míos. No te detengas, por más que yo me quede en el suelo mirando hacia arriba buscándote; no te detengas, aunque te lo pida con lágrimas y ruegos tontos; no, no lo hagas...

O sí... quédate a mi lado, puedo prometerte risas e interminables noches de historias bobas; sábanas arrugadas por el roce de nuestros cuerpos y pies fríos que te sorprendan en las noches de invierno; puedo prometerte las estrellas, pero convertidas en lunares; puedo mostrarte la luna desde la ventana de mi cuarto; puedo darte dunas cerca del mar, si bajas por mi espalda las encontrarás; sin duda tendrás mil besos, de todos los sabores, y caricias, y abrazos eternos que no te querrán soltar en la mañana; olorcito a café los domingos, copas de vino en las noches; charlas interminables mientras mis dedos se enredan en tu pelo... quizás es poco lo que ofrezco, quizás no sea suficiente...

Díganme cómo se detiene el tiempo, cómo se atrasa el reloj, cómo se devuelven los sueños que alguna vez te mostraban la vida a mi lado, cómo se descongela un corazón que alguna vez estuvo enamorado, cómo se construye de nuevo un castillo abandonado...

Quizás simplemente el universo nos está regalando unos minutos, para decirnos adiós de una vez, para entender nuestros errores y no volver sobre ellos, para saber cómo amar de nuevo... pero ya no entre nosotros... qué miedo! no quiero, me niego a soltarte, o tal vez sea el momento, como la mejoría antes de la muerte de un enfermo, que agoniza y tiene tiempo de decir sus últimas palabras de despedida y marcharse con la conciencia tranquila a su nueva vida...



Amargo sabor y a la vez tan dulce el tenerte cerca, sabiendo que no es eterno, sabiendo que te me esfumas... sabiendo que cada beso podría ser el último, que tus manos tienen miedo de tocarme porque no quieren ilusionar a mis deseos, pero que ellos sólo quieren enredarse en los tuyos, aunque sea por un momento, aunque sea la última vez, déjame que te bese de la cabeza a los pies... y luego podrás irte, quizás un rato, quizás para siempre, ni tu ni yo lo sabemos...


Celia 2017

domingo, 16 de julio de 2017

Son solo días malos...

Todo va bien, marchando como era de esperarse. El trabajo se ocupa de llenar los días con cosas interesantes, mucho que hacer, mucho que aprender, de alguna forma se destrabó el límite que me había auto impuesto acerca de cuánto pretendía crecer en mi vida profesional. Esta sensación de acercarse a la cumbre que no imaginabas ver, y que de alguna forma lo habías borrado de tu mapa de vida, es realmente excitante y motivadora.

Busco llenar mi mente de conocimientos, de información relevante acerca de los temas que me apasionan, decidí pasar de los sueños a los hechos, para que la frustración y sensación de que "la vida es corta" desaparezca cada vez más, que me deje de susurrar al oído que no he hecho mucho para alcanzarlos.

He decidido dar pasos adelante, dejando una estela de recuerdos, de sentimientos, que espero se desvanezcan con el correr del tiempo... dicen que así funciona esta gran maquinaria emocional de corazones rotos y frustraciones personales.  A veces, muchas en realidad, veo que da resultado, una olvida cada vez más cosas, sustituye esos recuerdos por pensamientos más útiles, lentamente dejas de hablar cada vez  más de tus heridas y te concentras en sanar y seguir adelante.

Pero... hay instantes, cada vez más etéreos espero, en los que todo vuelve como un rayo que te cae encima, desde esa nube tormentosa que aún no se disipa del todo, que de vez en cuando se carga de imágenes y sentimientos imposibles, y te empapa con esa lluvia de recuerdos, pero no cualquiera, sino de esos más felices, que son los que realmente duelen cuando se terminan.

Esos días son los más complejos, es como estar caminando sobre una cantidad exorbitante de nieve, sobre una baba espesa que no te deja avanzar hacia donde quieres ir. Arrastras los pies y pones toda la fuerza que necesitas, pero se hace pesado, sólo quieres parar y que te absorba esa espesura, ahogarte ahí, porque cansa ese esfuerzo extra que debes hacer para salir de la viscosidad. Ves enfrente tuyo a donde quieres llegar, pero parece que no avanzas tanto como quisieras, y te invade la frustración y la pena.

Llega unos instantes de desesperación que parecen eternas, cometes errores que te hacen sentir que retrocediste años luz en vez de avanzar, te invade la angustia de no saber cómo hacer que tus piernas sigan empujando ese material pesado que les dificulta el andar, y te sientas a llorar como una niñita de 5 años abandonada, miras a tu alrededor y no hay mirada lo suficientemente bondadosa y maternal que te sostenga, da miedo, buscas desesperada a la persona que forma parte de esas memorias que quisieras repetir, pero es en vano, no está ni estará más ahí. Ya no te puede dar lo que buscas...

Entonces te das cuenta que no puedes hacer nada más que esperar a que los días nuevamente pasen y te den la sensación de sanación, de que ya la herida está cicatrizada, aunque sea por fuera, ya que tarda más en el interior, más aún cuando la herida se formó por dentro y luego fue cortándote la carne abriéndose paso al exterior, y recién te diste cuenta del daño cuando tenías el corazón fuera del cuerpo.

Esa sensación constante de abandono, de soledad, no se va del todo, pero no porque sea una soledad cualquiera, no es que te sientas sola porque sí y quieras llenarlo con cualquiera, sino que tiene nombre y apellido, pero ya no tienes permitido decirlo, y ese asiento quedará desocupado para siempre, y te convences diciéndote que es lo mejor, y consultas a tus cercanos quienes te lo validan, es lo mejor... pero por qué no se siente como lo mejor? el calendario espero me de alguna vez esa respuesta.

No queda más que creer en eso, creer en que puedes salir siempre de nuevo de ese pozo, aunque te acuestes algunas noche llorando, seguro despertarás dispuesta a sonreír, empezando la semana como cada vez, poniendo ese esfuerzo extra de cada día, lista para luchar y aprender, para ganar pequeñas luchas de poder, compartir con la gente que ahora forma parte de tu círculo, quizás cruzarte con nuevas caras que pueden o no darte nuevas experiencias, siempre con la esperanza de que tu mente no recuerde el dolor que en algún punto de tu humanidad late, quizás ya menos que antes, pero que aún cada tanto te golpea la puerta para tirarte al suelo y patearte hasta el cansancio.

De todas formas, sabes que no te quedarás ahí tirada mucho tiempo aunque ahora sientas lo contrario... sabes que tienes más fuerza de la que crees, sabes que cada vez es menos el tiempo que pasas en el piso recibiendo golpes y más en el ring golpeando a lo que venga; sabes que vales más de lo que te etiquetaron, sabes todo eso preciosa, yo sé que lo sabes.

"Son solo días malos" si, eso, sólo eso...


sábado, 15 de abril de 2017

Hasta algún día, corazón...


Hoy será la última vez que me oigas decir que te quiero, así como la última vez que acuse a mi corazón de que te extraña... quizás no cambie lo que sienta, pero al menos ya no serán tus pesares...

Será la última vez que muestro mi debilidad por tu existencia, que te reproche los besos que no nos dimos, que tu ausencia se acurruque en mi cama dándome frío... 

Sólo queda tomar aire y soltarte al soplar, y como diente de león al viento se irán contigo mis ilusiones, por favor llévatelas, ya no las quiero, sólo te detienen en mí sin sentido... 

Hoy te empezaré a dejar ir, esperando que cada día duela menos perder el aroma que dejaste impregnado en mí. Pensé que te había soltado hace tiempo... pero qué se yo del amor... cómo no se me ocurrió pensar en que no podías volver a amar a la navaja que hirió tu corazón?

Quisiera decirte que busques la felicidad como si de verdad lo sintiera, pero para qué mentirte, ahora mismo me duele que tu felicidad no esté a mi lado... aún no te he superado para decírtelo con el alma...

Desearía que no fuera así, decirte que no hay barreras ni pesares, que puedo seguir ahí sin perderte el paso a lo lejos, que puedo ver tu sonrisa en las fotos sin que las lágrimas me nublen la vista... pero ahora no puedo, el aire se siente tan espeso, la impotencia y la desesperanza se tomaron mi corrugado corazón al darme cuenta de cuan real es esto...

Aún no puedo, lo siento, algún día quizás, como dijiste, algún día... no lo sé, tal vez volveré ya sin grietas, renovada, capaz de extenderte mi mano de nuevo en otro son, en otra frecuencia, cuando ya no sienta una puntada en el pecho al saber de ti, cuando entienda que no eres para mí, cuando ya no me hagas falta para respirar...


sábado, 3 de diciembre de 2016

Mereces...

"Mereces a quien se muera por verte, las ganas se le transparentan y los minutos cuentan. Mereces a quien te dedica hechos, no palabras. Mereces a quien le vuelvas loco despeinada, con la cara lavada y pantalón de chandal además de con ese vestido negro preciosamente maquillada.

Mereces a quién considere tu sonrisa su casa, y su hogar tu mirada. Mereces a quien te ofrece chocolate en esos días que tienes, así, sin preguntar más nada. Mereces a quien le gusta oirte cantar, aunque sea desafinada; a quien te saca a bailar sin música, en cualquier calle transitada.

Mereces a quien te deja notas, en las puertas pegadas. Mereces a quien recuerda tus lunares, tan estratégicamente puestos que pudiera dibujarlos como sí un mapa de constelaciones se tratara. Mereces a quien conoce tus cicatrices, tus defectos y también manías y a pesar de tanta imperfección, le fascinas.

Mereces a quien cuando a su lado caminas , orgulloso como un pavo real sus plumas vistosas hablan y te aprieta la mano, haciéndote sentir protegida. Mereces a quien te admira, por esos pequeños pasos que das en la vida. Mereces a quien celebra tus logros y te besa en la frente en tus pequeñas derrotas.

Mereces a quien no te ignora, te elige en todo momento y te dedica su tiempo. Mereces a quien te ofrece su jersey en una noche fría, al que te habla mirándote, al que te seca las lágrimas con sonrisas.

Mereces a quien te da besos de buenos días, caricias de buenas noches y abrazos en la cocina. Mereces a ese que te coge desprevenida, que te alza en volandas y te contagia su risa.

Mereces a quien te espera, a la salida del trabajo quizás con una cerveza, pipas o gominolas de fresa, o sin nada, pero quiere darte una sorpresa. Mereces a quien completas, a quien con sólo mirarte tiemblas.


Mereces a quien te come los miedos, a quien no le asusten los precipicios, pues te estará agarrando tan fuerte, que si cae, cae contigo...".

Desconozco el autor... gracias Jazz.